viernes, 14 de noviembre de 2008

No todo es bonito en México I


Os mentiría si os dijera que México es perfecto, todos sabemos que no lo es, pero como todos los sitios, tiene sus más y sus menos y no es una excepción. No me cansaré de enseñaros un montón de cosas que me fascinen pero tampoco las que me no me agraden, y este es uno de esos casos.
Puede que la imagen de ahí arriba no os diga nada, pero simboliza muchas cosas dependiendo del contexto. Os cuento.


Hace como un mes estaba con un compañero de la escuela, Josué, en un HiperLumen al que fuimos a imprimir un proyecto, cuando íbamos de regreso a mi casa en coche, en mitad de un embotellamiento (típico) apareció un chavalín de no más de ocho años vendiendo estos dulces como el que veis aquí arriba. Josué le dió lo que pedía por uno y este me lo dió a mi. Después nos pusimos a hablar de eso mismo. No me descubrió nada nuevo, en los tres meses que llevo viviendo y moviéndome en la ciudad me he encontrado con niños vendiendo dulces, a otros arrastrándose por el suelo mientras pasan un trapo medio mugriento sobre los zapatos brillantes de la gente para ver si les sueltan alguna moneda, (...) por poner alguno de los múltiples ejemplos que hay. Harto se sabe que a muchos los mueven los cárteles (la mafia) otros en cambio subsisten así...

Hoy leí en el blog Vivir México que más de un millón de niños de entre cinco y trece años trabajan para ayudar a sus familias y cuatro de cada diez abandonan la escuela por los horarios laborales.


Creo que no digo nada nuevo, pero caray cuando se habla de México y en general de toda Latinoamérica se obvian estos detalles que son tan importantes para paliar los problemas de una nación y que al final se relegan al olvido porque no interesan o no son noticia. Son cosas cotidianas que pasan en el país de los mil colores y también de los mil contrastes o mil caras.

Siento si he cambiado un poco el tono desenfadado del blog, pero llevo como un mes con esto dentro y lo tenía que soltar de alguna manera, espero que por lo menos penséis en ello.

*El dulce de la foto es un dulce de cacahuete la hostia de dulce, yo sólo pude comerme la mitad, pero de ello dependen muchas cosas.
Publicar un comentario