viernes, 28 de noviembre de 2008

Estados de ánimo I

La verdad, pese a que no estoy pasando por una fase muy agradable, es que ahora mismo esta canción que pongo abajo refleja muy bien mi situación con respecto a la Escuela de Diseño del Instituto Nacional de Bellas Artes (EDINBA) en la que resido como estudiante de intercambio. Están habiendo diversos conflictos a los que puedo afrontar de mil y una formas.
Más adelante, cuando haya pasado toda esta historia os contaré la situación, haré una crítica dura y destructiva hacia dicha institución, pero cuando las aguas se hayan calmado y yo no esté empujado por la rabia y en ciertos momentos por la impotencia (intuyo que os habré picado lo curiosidad), pero tened paciencia, supongo que para mediados de diciembre os podré contar la historia, ahora, mientras tanto, sálvese quien pueda...




Puedo volver, callar, forzar la realidad.
Puedo doler, arrasar, sentir que no doy más.
Puedo escurrir, pasar, fingir que me da igual.
Puedo incidir, escapar, partirme y negociar la otra mitad.
Puedo romper, olvidar, comerme la ansiedad.
Puedo salir, girar, ser fácil de engañar.
Puedo joder, encantar, llamarte sin hablar.
Puedo vencer, palmar, saber que sin vosotros duele más.
Puede ser que mañana esconda mi voz por hacerlo a mi manera.
¡Hay tanto idiota ahí fuera!
Puede ser que haga de la rabia mi flor y con ella mi bandera.
¡Sálvese quien pueda!
Puedo torcer, lanzar, perderme en la obviedad.
Puedo servir, cansar, saber que sin vosotros duele más.
Puede ser que mañana esconda mi voz por hacerlo a mi manera.
¡Hay tanto idiota ahí fuera!
Puede ser que haga de la rabia mi flor y con ella mi bandera.
¡Sálvese quien pueda!

Vetusta Morla el videoclip aquí.

Estrenando transformador

El pasado miércoles veintiséis casi al final de la calle Benito Juárez, como a unos veinticinco metros de la puerta de mi casa un cable del tendido eléctrico estalló cayendo éste al asfalto y provocando la pérdida de la potencia eléctrica a la mitad de la colonia y a la otra mitad casi sin energía (con las bombillas muy tenues). La luz finalmente fue cortada. Al día siguiente a eso de las tres y media el flujo eléctrico fue cortado. Hora y media después fue restablecido no sin antes haber cortado la calle de una forma tan terrible, que los vecinos con vehículos no podían llegar a sus casas y el embotellamiento que se generó fue épico. Al margen de esto, nos dijeron que cambiaron el transformador.
Según el testimonio de la señora Luz, una anciana vivaracha de más de noventa años, la que vió como ese cable cayó del tendido frente a su casa chispando y pegando atronadores ruidos, terminó de explicarnos con que se le quitaron las ganas de cenar.
Con un poco de suerte, los señores de la luz habrán hecho por una vez bien su trabajo y no se nos volverá a ir la luz como viene siendo una constante de hace unas semanas hasta ahora.

Estrenando transformador, ¡qué emoción!

Con todos ustedes, a la derecha uno de los señores de la luz, en el centro un viandante que me pilló haciendo la foto; ¡Ups!

jueves, 27 de noviembre de 2008

Puteando al Sr. Baldomero

Pues, mientras escribo estas líneas ando limpiando la casa, lo cual es contradictorio porque ahora mismo estoy escribiendo... pero bueno, dejando divagaciones aparte, resulta que bajaba por las escaleras de la calle y me he encontrado a un bicho que creía que era de los que se hacían bola "sumereta", pero resulta que no, lo que pasa es que lo comprobé y en lugar de hacerse una pelota se puso a correr a toda leche, y claro, como no tengo cosas qué hacer... Jajajaja, bueno, mejor veis el vídeo y os echáis unas risas tontas.

Por cierto el señor Baldomero forma parte de mis numerosos compañeros de apartamento que en breve os los presentaré a todos.

sábado, 22 de noviembre de 2008

miércoles, 19 de noviembre de 2008

I ♥ a mi novio...

...el aceite de oliva.

Sí, estaré a miles de kilómetros de mi tierra pero, gracias a la globalización, mi aceitito está conmigo, y él premia mi amor con más de él mismo...
¡Qué bonito es el amor!



***Quien creyera que me he vuelto gay, siento defraudar.
***Este post es para reírse, jajaja, me he tirado como unas quince fotos haciendo el gilipollas con la botella de aceite y creo que alguien de la propiedad me ha visto hacerlo..., creo que estoy perdiendo la poca vergüenza que me quedaba...

martes, 18 de noviembre de 2008

El Kiosko Morisco de la Alameda de Santa María La Ribera

La semana pasada se me retrasó una reunión con los de UNIFEM (ONU), y visto lo visto me dije que era una buena oportunidad para hacer turismo por esa colonia. Ya me habían dicho que existía una alameda cerca y que era muy bonita, para nada sabía lo que había allá y ni corto ni perezoso me dirigí para allá. Tras caminar un buen rato (unos quince minutos) llegué a la alameda, decir que es un parque normal y corriente, eso sí, bastante bonito, cuya particularidad es un enorme kiosko (el kiosko Morisco) que en su día trasladaron desde la Alameda Central en el centro histórico. Eso fue lo único que pude leer sobre el kiosko dado que el resto estaba desaparecido gracias a un efectivo vandalismo urbano. Al lado había otro respectivo panel indicando una cuantiosa cantidad de prohibiciones, penadas por la ley, por supuesto, sobre los actos entorno al susodicho kiosko. Vamos que ese sitio se había vuelto aburrido, no podías hacer nada a su alrededor o en su interior, todo con tal de conservarlo (...), hasta había un hombre de seguridad controlando el kioskito.

Sobre el kiosko encontré esta información que como siempre es sólo una parte:

"La historia de este kiosco data de finales del siglo XIX, cuando fue diseñado por el Ing. José Ramón Ibarrola para ser el Pabellón de México en la Exposición Universal de 1884 - 1885 y de la Feria de San Luis Missouri en 1902. La estructura de este kiosco (conformada por varios arcos y columnas mudéjares) está realizada completamente en hierro, material de construcción en boga en aquella época y que se piensa fue fundida en Pittsburgh, Pensilvania en hornos propiedad del magnate norteamericano Andrew Carnegie debido a la relación de amistad que tenía con el diseñador del kiosco." Más, no os lo perdáis que se hablan (muy por encima) de los mitos que tiene, jajaja.

El kiosko ya veis como es, se hacen bastantes actividades ahí dentro con tal de darle la vida que en su tiempo tuvo, una buena noticia porque realmente es bonito.

Poco más qué decir, cuando me cansé de tomar fotos me regresé y un hombre ya de edad avanzada me intentó vender unas artesanías intuyendo que debía de ser turista por estar tomando fotos (muy equivocado tampoco andaba). Le dije que ni modo, que estaba sin lana.









Por fin; Teotihuacan

"No, los residentes mexicanos no pagan entrada", Cristian dio las gracias y Gaby y yo asentimos con nuestras cabezas, avanzamos los tres cómplices hacia Teotihuacan.

Finalmente, y después de dos meses de aplazamientos e inconformidades de agendas, me llevaron (fuimos) a Teotihuacan.

La verdad es que de mi casa está como a dos horas y media dado que me he de atravesar la ciudad (que no es precisamente pequeña) y luego son unos cuarenta minutos de autobús desde la central de autobuses del norte. El trayecto se nos hizo ameno, entre vendedores ambulantes, están en todas partes, y unos guitarristas ,que me pusieron las cuerdas en el oído, los cuales nos deleitaron con tres canciones, de las cuales sólo conocía la última "piel canela", y unos pesillos de recompensa. Sin darnos cuenta ya habíamos llegado.
Como un señor no pagué entrada, le dije a Cristian que hablara él y "tachán", pasé por mexicano, quién me lo iba a decir. En fin, una vez allí, pues empezamos a ver las ruinas, bueno en realidad el único de los tres que no había estado ahí era yo así, que les utilicé de guías muy vilmente.

Visitar Teotihuacan se basa simplemente en caminar y caminar y subir y bajar escaleras, es muy bonito, pero no tiene nada más, bueno un montón de vendedores ambulantes, eso sí.

Sobre la ciudad decir que tenéis un maravilloso Wikipedia en donde informaros. Pero como pincelada, Teotihuacan fue la ciudad más grande de Mesoamérica y cuya ciudad existió durante unos mil doscientos años, más o menos hasta el ochocientos después de Cristo, año arriba año abajo ya sabéis. Su vía central es la calzada de muertos que actualmente son dos kilómetros de los que en su día fueron unos veintidós o veintiséis.

Bueno, poco más que añadir. Recomendable ir a Teotihuacan para ponerse en forma, y los puestos de comida, que están a la salida, está muy rica la comida (me comí unas enchiladas verdes...).

Os dejo con la habitual.

***Mamá, hermanas y familia en general. No os asustéis de mi aspecto. Las greñas siguen ahí (lo siento), la barba al vérmela en casa en el vídeo me la arreglé y dejé de ser un andrajoso a mis ojos. Digo esto para que no os asustéis demasiado, jajajaja.



En directo desde la pirámide del sol, con voz algo extraña por mi congestión nasal y con estupideces en mi mente por la hipoxia, toda una experiencia.



Paseando y platicando por la calzada de muertos. La hipoxia persiste.


En primer plano la pirámide del sol y en segundo la pirámide de la luna, desde la pirámide de Quetzalcóatl.


Con todos ustedes y de izquierda a derecha, Tláloc el dios de la lluvia y Quetzalcóatl el dios de la dualidad y el supremo para los aztecas.

Descansando con la calma en el segundo nivel de la pirámide del sol. Con un airecito más rico...


Qué alentador es saber que si nos pasa algo hay un avanzado puesto de intervención médica inmediata...

"Chinita tú, chinito yo; de culo bajo yo...", pues sí, mientras subíamos esta chinita, japonesita o lo que sea, asiática para no fallar, no se atrevía a bajar de otra forma más que de culo, ya os imagináis la risa de la gente, jejeje...

Las escaleras hacia el sol...

Un día le dije a Dani que la Torre Eiffel no me había impresionado, bien, pues esto sí que lo ha hecho.
Ése era el inicio del ascenso, del nuestro también.


La pirámide del sol a lo lejos, y la calzada de muertos a la derecha desde la pirámide de la luna.


Ya los he presentado antes, pero qué diablos. Gaby, Cristian y un servidor en una de nuestras pausas en el descenso (en la segunda planta, jajaja). Ellos eran mis dos guías los cuales tienen una gran tolerancia a mi presencia; si es que son más majos...

"Bueno, bonito y barato", os juro que me lo dijeron. La imagen, una figurilla que me llamó la atención.


A la bartola, la verdad es que no era como para huir del sol, pero se les veía tan cómodos...

Después de un rato llegué a la conclusión de que los teotihuacanos debían de usar calzado, no veas lo incómodo que era el suelo... Mi cara es de dios mío cómo brilla el sol cuando lo miro.

Esto fue una coña que nos traíamos. Es la niña con las antenas de pollo fotovoltáicas, jajajaja. La historia es larga, pero me hacía gracia colgarla.

Así es como ven los dioses las pirámides desde el cielo. Conclusión extraída mientras yacía sobre la pedregosa estructura de la pirámide de la luna.

La hostia, este asiático (he aprendido la lección) se parece al primo lejano asiático (bis) de Woody Allen.

Principio de megalomanía, y lo que te ríes.

Los únicos habitantes de Teotihuacan, unas pedazo de hormigas que te cagas las patas abajo. Y muerden las cabronas, a mi no me hicieron nada pero las jodías eran grandes a rabiar, hasta la fecha se llevan la palma.

Subiendo esta foto le he acabado poniendo un pseudo al tipo este que habéis visto antes en el vídeo, Rafiki; el muy cabrón se partía el culo por dentro (alguna sonrisilla se le escapó) mientras la gente se ponía a su lado para fotografiarse con él. Técnicamente lo que hacía era cargar su cuerpo de energía solar en la cima de la pirámide del sol, un tipo muy místico.

Yo absorbiendo energía (y haciendo el payaso), solidarizándome con mi amigo Rafiki, solo que casi llegando al nivel del suelo en una de nuestras paradas de rigor en el descenso.

domingo, 16 de noviembre de 2008

Alameda de Tacubaya

Ayer sábado trabajé todo el día en un evento para la secretaría del desarrollo social, con pretensiones de reivindicar una rehabilitación de los espacios públicos urbanos pidiendo así más seguridad, y por otra parte exigir una igualdad de género. El evento llevaba como título: No violencia para la sana convivencia. Con ese telón de fondo se siguieron de forma ininterrumpida unas cinco actuaciones: la primera fue un teatro para niños con una obra que se titulaba Marinero que se fue a la mar por Fonambules, muy divertida la verdad. Después le siguieron varios cantautores, una jarocha y como colofón una marimba con un señor xilófono y muy fiestera.

Mi función en todo este asunto, aparte de echar una mano en lo que se pudiera (básicamente fue recoger), era dejar una memoria audiovisual del evento. Vamos que hablando en plata, hice de videocámara. Durante unas cuatro horas y media de las seis que duró el asunto.
El sitio del evento era la alameda de Tacubaya, que no es que fuera un sitio muy seguro, pero como estábamos con la delegación pues no hubo bronca.

La verdad es que el día fue muy cansado, pero mereció la pena, altas dosis de folclor, buen ambiente, risas, borrachos parlanchines y después bailarines (ya lo veréis), baile, y sandwiches de jamón y queso. En fin, que algo diferente y con causa social, ¿qué más se puede pedir?.

Os dejo como viene siendo habitual con un vídeo y un repertorio de imágenes.


La Marimba de Oaxaca, qué ritmo con un bajo, un xilófono y una batería.



Éste el fotógrafo y yo el cameraman.



El pirata miedoso y el escritor(a) que no sabía terminar cómo terminar sus historias.

La cantautora Margarita Cruz, Roberto a los timbales y Beto a la guitarra.

El debut como cantautor de Nemy.

Misael, cantautor y guitarra de grandes.

Una jarocha de Tlacotlalpan, buen ritmo, buenas letras y buen humor.

La Marimba de Oaxaca, ya sabéis de qué va.


Estos fueron los primeros, pero luego vinieron más.

La cara de esa mujer..., no sabría qué decir de ella, pero a mi se me hacía entrañable.

viernes, 14 de noviembre de 2008

No todo es bonito en México I


Os mentiría si os dijera que México es perfecto, todos sabemos que no lo es, pero como todos los sitios, tiene sus más y sus menos y no es una excepción. No me cansaré de enseñaros un montón de cosas que me fascinen pero tampoco las que me no me agraden, y este es uno de esos casos.
Puede que la imagen de ahí arriba no os diga nada, pero simboliza muchas cosas dependiendo del contexto. Os cuento.


Hace como un mes estaba con un compañero de la escuela, Josué, en un HiperLumen al que fuimos a imprimir un proyecto, cuando íbamos de regreso a mi casa en coche, en mitad de un embotellamiento (típico) apareció un chavalín de no más de ocho años vendiendo estos dulces como el que veis aquí arriba. Josué le dió lo que pedía por uno y este me lo dió a mi. Después nos pusimos a hablar de eso mismo. No me descubrió nada nuevo, en los tres meses que llevo viviendo y moviéndome en la ciudad me he encontrado con niños vendiendo dulces, a otros arrastrándose por el suelo mientras pasan un trapo medio mugriento sobre los zapatos brillantes de la gente para ver si les sueltan alguna moneda, (...) por poner alguno de los múltiples ejemplos que hay. Harto se sabe que a muchos los mueven los cárteles (la mafia) otros en cambio subsisten así...

Hoy leí en el blog Vivir México que más de un millón de niños de entre cinco y trece años trabajan para ayudar a sus familias y cuatro de cada diez abandonan la escuela por los horarios laborales.


Creo que no digo nada nuevo, pero caray cuando se habla de México y en general de toda Latinoamérica se obvian estos detalles que son tan importantes para paliar los problemas de una nación y que al final se relegan al olvido porque no interesan o no son noticia. Son cosas cotidianas que pasan en el país de los mil colores y también de los mil contrastes o mil caras.

Siento si he cambiado un poco el tono desenfadado del blog, pero llevo como un mes con esto dentro y lo tenía que soltar de alguna manera, espero que por lo menos penséis en ello.

*El dulce de la foto es un dulce de cacahuete la hostia de dulce, yo sólo pude comerme la mitad, pero de ello dependen muchas cosas.

jueves, 13 de noviembre de 2008

Alebrijes, alebrijes por todas partes

En el mismo día de muertos se terminaba la exposición en Reforma de los alebrijes que una semana antes se habían instalado allí. La verdad es que me lo pasé genial, estallido de color, figuras extrañas y dimensiones grandes para disfrutar y fotografiar. Os estaréis preguntando qué es un alebrije, bien, no lo voy a explicar yo porque me parece un coñazo hacerlo y estoy cansado. Y como la wikipedia ya lo ha hecho por mi, pues os pego un cachito y si queréis saber más clicáis en el link y ala, todos contentos.

Según Wikipedia sobre los alebrijes de papel:
"Pedro Linares comenzó como un artista "cartonero" que vivía muy cerca del corazón de la Ciudad de México, (atrás del Mercado Sonora), en el barrio de la Merced Balbuena Ciudad de México fabricando mascaras, piñatas y muñecos de Judas para festividades locales y en otros estados de la República Mexicana. En 1936, Linares tuvo un sueño donde vio animales con extrañas figuras, colores y alas, cuernos, colas, colmillos y demás. Estas esculturas fueron descubiertas por sus primeros clientes quienes eran maestros pirotécnicos, luego por la cineasta [Judith Bronowski] quien, a través de un documental que ella misma produjó y dirigió, la historia de los alebrijes y el Maestro Pedro Linares López, fueron conocidos a nivel mundial. Pedro Linares recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes 1990 por su gran trayectoria artística y por su creación: Los Alebrijes. En la actualidad los hijos y nietos de Linares continúan la tradición familiar creando Alebrijes."


PS: Por cierto, si algunas imágenes están movidas... ya lo siento, pero no os hacéis a la idea de cómo estaba aquello, bueno, sí que os la haréis por que he subido dos videos, jajaja. Pero en serio estaba hasta los codos.










El primo mexicano de Gollum.

"Archivaldo y los alebrijes ponzoñosos" decía el cartel.

"El alebrije original" rezaba éste otro.

¡Oh! ¡Valiente Don Quixote!

A ésta la llamo: "A tope de todo".

Ésta es una de mis preferidas.

Es Afrodita A: "¡Pechos fuera!" (para los que no, Mazinger Z).