miércoles, 27 de octubre de 2010

La Dona de Homer


Como ya dije más de una vez, en México hay de todo y para todos los gustos. Y esta vez no estoy haciendo un popurrí de idiomas con el título de la entrada. Aquí a nuestro Donut lo llama Dona (que en catalán significa Mujer) y a nuestro Homer, el de los Simpsons, el de toda la vida, toda la vida lo han llamado aquí Homero. Salvando las distancias en las manías de cada cultura, la razón de esta extraña presentación es que aquí te puedes comer el donut rosa de Homer o la dona rosa de Homero, que para el caso es todo lo mismo. Tan curioso artículo de bollería son propiedad en exclusiva de Seven Eleven, una de las varias compañías de tiendas tipo-badulake (wiki-market para los de aquí) que abundan en el país, que además es gringa (americana o yankee para que nos entendamos todos).
En fin, que no pude resistirme y me compré una. Si os digo la verdad ni la probé. Cuando tienes un artículo así en la mano te enfrentas a dos decisiones. O te la comes y tiras por los suelos el mito Simpsiano de la dona rosa o bien no lo haces y haces que la leyenda siga creciendo. Finalmente no me la comí porque me olvidé cuando la dejé en la despensa para comérmela de merienda y a los tres días (cuando me percaté) ya estaba dura como una piedra, ahora eso sí no había perdido la personalidad en lo más mínimo.


Siento lo raro de este post, pero son cosas que uno tiene que compartir...
Cuando me la coma de verdad os hago un reporte.
Publicar un comentario