sábado, 19 de diciembre de 2009

Tenga su muestra, gracias





Hace ya tiempo, antes de que me pasara todo lo que me ha pasado en este mes... Y iba yo, felicianamente por la calle, a punto de girar la última esquina para llegar a mi casa, cuando un coche (tipo pick up) que pasaba por insurgentes cargado de gente empieza a vociferar a todos los transeuntes (yo entre ellos). Curiosos nos acercamos y nos entregan para mi asombro (aunque ya no tanto) cajas de medicinas de promoción, como si de muestras de perfume fueran...
Es de locos porque en este caso es una especie de aspirina, pero en otras ocasiones me han llegado a dar cosas que sí eran más serias. Y es que en México hay farmacias por todas partes y eso de las recetas... no existe. Y lo digo hablando desde la propia experiencia que he llegado a comprar medicamentos en donde la caja ponía claramente "Requiere de receta médica", aunque claro si te puedes falsificar en Santo Domingo (ya hablaré próximamente de ese lugar) las recetas... ¿Qué sentido tiene?

En fin, más adelante os hablaré del maravilloso mundo de las farmacias mexicanas.
Publicar un comentario