jueves, 31 de diciembre de 2009

el-árbol-más-grande-del-mundo



La navidad llegó, y ya casi se va... Qué bien. Por que el DF está insoportable, las calles están atestadas, los vendedores ambulantes por todas partes, la gente está loca (les encanta estresarse). En fin, yo contaba con que la ciudad se quedara vacía, pero no.
La pregunta que sigue ahora es: ¿qué pasa en la calle que todo el mundo quiere estar ahí?
Bueno, para empezar, no hace frío lo que es un punto a favor, y la razón al margen de la de salir a por las compras navideñas de rigor es que han vuelto a poner la pista de hielo en el zócalo, de la que no habrá reportaje este año a pesar de que han puesto también motos de nieve para los críos, espacios para hacer guerras de nieve, muñecos de nieve y no sé qué mamada más. Más pan y circo para el pueblo.

Y por si esto no fuera poco lo que hace que todo sea más terrible de lo habitual es que han "plantado" el-árbol-más-grande-del-mundo en medio de reforma (una de las arterias circulatorias de la ciudad que conjunto a la construcción de la nueva línea de metro la sume en el caos). El-árbol-más-grande-del-mundo, que ha costado la friolera cifra de nueve millones de dólares, unos cien millones de pesos, de los cuales el cuarenta por ciento corre a cargo del actual gobierno del DF, lo demás lo ponen los patrocinios. Si a esto le sumamos los altos costos de consumo eléctrico que produce y que nadie a dicho pero está claro que nos lo cobrarán a nosotros (los residentes del distrito)...

En fin, todo un circo. El árbol, sin más, está bien. Siguen queriéndose ser los más del universo gastándose un dinero en bobadas en plena crisis económica, y pretendiendo no-sé-qué, pero bueno. Yo sólo soy un extranjero en un país extranjero, ¿qué puedo saber yo de sentido común?


Esta toma está a cincuenta metros del árbol...
¡Es que no cabía!


El árbol lentamente encendía sus galas...


...hasta que estallaba en luz.


Reforma es la zona económica de la ciudad, lo que más me gustó es cómo se reflejaba el árbol en los edificios colindantes.


Era un show de cinco minutos cada cada cinco minutos.


Desde lo lejos... el-árbol-más-grande-del-mundo.
Desde lo cerca un colgao' vendiendo pendejadas.


Pepsi, el principal patrocinador.


El colgao' vendiendo pendejadas en foto-de-estrangis.

Para cerrar, y por los viejos tiempos, un vídeo para que veáis tan solemne tontería en movimiento, y para que me oigáis diciendo cuatro gilipolleces y quizás alguna más.


En el vídeo, veréis a Gaby, que apareció en anteriores actividades del nopal noticiero como la expedición a Teotihuacán y no sé qué otras más. Gracias por acompañarme a la expedición por la jungla...
Publicar un comentario