lunes, 9 de noviembre de 2009

Cuando los muertos visitan la superficie




Hace ya algo más de una semana que fue el conocidísimo día de muertos por estas tierras.
¿Qué os voy a contar que no sepáis ya?
Pues la imagen que veis en pantalla...
Este es el conocido "pan de muertos" que se come durante esos días. Este pan sólo se come durante la semana de muertos pese a que se empieza a elaborar a partir de julio. Las canillas que cruzan son representaciones de huesos que pueden variar según la región en la que se coma el pan. Existen como unos diez tipos de pan de muerto, todos y cada uno de ellos varían en ingredientes y formas, así como en los números de huesos representados sobre el pan; el círculo en el centro del pan representa el cráneo.

El pan de arriba, que es el que se hace en el centro del país, es dulce con azúcar sobre la corteza, debo añadir que está bastante bueno solo que te termina empachando tanto pan y azúcar.

Indagando por internet he buscado el origen del pan tal cual, y resulta que nació tras la llegada de los españoles cuando se encontraron con la tradición de sacrificar y entregar el corazón de una princesa que se introducía latiendo en una olla de amaranto, después quien encabezaba el rito lo mordía a modo gratitud al dios que se le ofreciera el ritual. Cuando los españoles vieron tal acto no lo permitieron y crearon en su lugar el pan de trigo con azúcar pintándola de rojo para emular la sangre, que representara de forma simbólica el corazón. Con el tiempo terminó siendo el pan que veis arriba.

Para terminar os dejo la receta de cómo hacer el pan de muerto.

Ingredientes:
1/4 Tazas azúcar
1/2 Taza margarina
3 - 1/2 Tazas harina de trigo cernida
100 Gramos manteca vegetal
3 Piezas huevo
7 Piezas yemas de huevo
3 Cucharadas infusion de azahar
3 Cucharadas infusion de anis
20 Gramos levadura en polvo
2 Cucharadas ralladura de cascara de naranja
1/4 Cucharadita sal
1/2 Taza agua

Preparación:
1. Calienta el agua. aparte mezcla dos cucharadas de harina, 1/2 cucharada de azúcar y la levadura. agrega el agua a la mezcla anterior y agita con una cuchara. reserva.
2. Reserva dos cucharadas mas de harina y sobre una mesa forma una fuente con el resto de la harina cernida.
3. En medio agrega 1/4 de taza de azúcar, la manteca, la margarina, la ralladura de naranja, y la sal.
4. Con una mano integra los ingredientes, y con la otra agrega el té de anís y de azahar, los huevos y las yemas poco a poco.
5. Amasa durante 20 minutos, tomando la masa de los extremos y llevándola al centro hasta obtener una masa manejable.
6. Forma una bola alargada y toma unos de sus extremos y azota el otro sobre la tabla como si fuera un martillo; luego junta el extremo que se azotó con el que tengas en la mano y vuelve a azotar.
7. Continúa amasando y azota la masa aproximadamente durante 10 minutos más.
8. Agrega la mezcla de levadura. Continúa amasando y azotando la masa hasta que se despegue, tanto de la mesa como de las manos. debe estirarse aproximadamente 30 cm sin romperse.
9. Coloca la masa en un tazón de vidrio y cúbrela con plástico para alimentos. dejala reposar en un lugar tibio hasta que quede al doble de su tamaño original.
10. Amasa otra vez ligeramente y reserva una parte para decorar el pan. forma una bola grande con la masa y colócala sobre una charola, previamente engrasada con manteca.
11. A la masa que reservaste agregale una cucharada de harina y amásala un poco. Haz una bolita para el centro del pan y para hacer los huesitos haz tiras y con los dedos separados presiónalas ligeramente.
12. Bate el huevo restante y con una brocha pega los huesitos y la bolita del centro. deja reposar el pan en un lugar tibio hasta que duplique su volumen (aproximadamente 45 minutos).
13. Hornea durante 15 minutos a 200°c. Después disminuye a 170ºc por aproximadamente 20 minutos más o hasta que el pan se dore.
14. Para barnizar mezcla en una cacerola pequeña, la cucharada de harina que reservaste junto con una cucharada de azúcar y dos tazas de agua; lleva al fuego para formar un jarabe.
15. Deja enfriar el pan cocido y el jarabe anterior, barniza el pan y espolvorea con el azúcar.
Publicar un comentario