domingo, 15 de febrero de 2009

San Valentín en el Zócalo, el guinness del atracón, Vicente Fernández; y yo en medio de todo

El sábado fue el fastidioso día de San Valentín... (o el añadido que he descubierto aquí: Día de la amistad, cualquier cosa para chupar la sangre a la gente).
Pese a que era el día que era, decidí pasar el día en el centro, para ello conté con la colaboración de Geraldine (ya sabéis "the chaparrita one"), una amiga suya y otra que se sumó a últimas. El centro estaba copado de repelentes enamorados con sus estúpidos globos de helio en forma de corazón y de ¿Bob Esponja? El zócalo se preparaba para batir un récord guinness. Habían hecho un llamamiento popular para batir el récord que sustentaba Londres con 33000 besucones. Tras desayunar en un bar y tal, llegamos a la hora del "beso", las 15:00 con la intención de perpetrar un pequeño boicot. Pero esto es México señoras y señores, y nos dieron las tres, las cuatro,... y ahí apenas había gente. Y frustrado mi atentado al día del amor nos fuimos a una cantina donde comimos de botana, y bebimos, claro. Cuando quisimos salir ya se había cansado el sol y dado mi calidad de turista se me consintió regresar al zócalo para intentar mi malvado acto. Cuando llegamos no hacía mucho que había terminado lo del beso, y lo habían conseguido ¬_¬ normal si se tiene en cuenta que alargaron el evento hasta que tuvieron a suficiente gente como para batir el récord, eso fue cuatro horas después de la hora del acto y coincidiendo con el concierto gratuito de Vicente Fernández. Vamos que son unos pedazo de tramposos...
En fin, perreamos por allá hasta que vimos que se hacía tarde y como el 30% de la ciudad estaba en el concierto se decidió evacuar la zona antes que el respectivo porcentaje. Vamos un día insólito.

Esa plataforma de ahí la montaron en tres días sólo para el día del beso... Si eres un idealista como yo te preguntarás, ¿y eso quién lo paga? Pues lo mexicanos con sus impuestos. Es lo que tanto me han dicho aquí y yo lo he corroborado, esto es como fue la pista de hielo, el famoso "pan y circo". Por no hablar del festival político que era la zona con gente de los sindicatos y otras entidades que respaldan al GDF (Gobierno del DF), perceptibles en la predominancia de los colores corporativos de estas. Vamos más cosas amañadas. Cuanto más tiempo paso aquí más dura es la realidad que descubro.

No faltaron quienes intentaban sacar partido al día del beso.

Otra cosa a destacar es que todos nos enteramos de la mierda esta del beso en la misma semana, y aún así pretendían batir el récord. Todo un poco forzado la verdad...

El freakismo a la orden del día. No fue el único.

Cuando regresamos al zócalo aquello estaba hasta la madre.

Y la razón de que estuviera así de lleno era este señor, Vicente Fernández, el padre de Alejandro Fernández que últimamente anda invadiendo España. Lo bueno, que cantó rancheras que no fueran sólo las suyas, así pues José Alfredo también hizo presencia con sus canciones.
El problema de traer a un dinosaurio a un evento así es que son dinosaurios los que acuden y teniendo en cuenta que era un evento promovido por el Instituto de la Juventud..., algo raro pasó ahí.
Eso sí, tengo entendido que este hombre tiene la fama de aguantar sobre el escenario lo que la gente aguante en el concierto.

Estas son las chicas que me ayudaron a intentar perpretar mi boicot, que finalizó en fracaso total. De izq. a der. Cynthia (o como se escriba), Geraldine a.k.a. the chaparrita one y Betty. Sus caras son fruto del subidón causado por Vicente Fernández...

Blue Demon llegando tarde el evento/boicot... la próxima vez será.

Por suerte contaba con el respaldo de la autoridades.

Después de mucho estar zanganeando la hambruna no azotó, y decidimos ir a la "Pastelería Madrid". Un paraíso a lo mexicano donde se encuentra bollería como la de España, después me chivaron que el propietario era español. Y en donde había una deliciosa oferta 2x1, y claro ¿quién le dice que no a cuatro croissants con jamón y queso caliente como el que veis ahí arriba pagando sólo dos? Entended que no soy de piedra...

video
Y para cerrar... VÍDEO.
Es una sola canción de Vicente Fernández en lo que intentamos adentrarnos un poco en el zócalo, más se me hacía empalagoso. Cuando llegamos estaban descolgando el cartel que decía "Hemos batido el récord" o algo así. Luego me enteré que se habían conseguido 40000 personas besándose, pero de nuevo de forma semifraudulenta pues era cualquier tipo de beso, así pues habían niños, padres, madres... vamos que valía todo.
En fin, un día bizarro para una fiesta asquerosa, todo compensado.
Publicar un comentario